Los Talentos: Un Cuento Corto Para Niños

Hoy voy a ser el mejor día de mi vida. Con el cielo claro y azul, el sol brillante en mi cara, la hierba tocando mis pezuñas, la valle verde en el mar de flores debajo, y el himno de los pájaros en el aire, es la escena perfecta para mi gran momento. Yo estoy listo. Es el tiempo. Yo empiezo a correr con toda mi fuerza. Cada peso es un peso más cerca a mi momento de descubrimiento. Corrio y corrio y estoy apunto de saltar de la colina. -¡Para!- grita mi mamá. Yo obedezco. -¡¿Qué estás haciendo?!-
Me doy cuento de que posible eso no era mi mejor idea. -Solo quería volar, mamá.- yo admito.
-Juan, vacas no pueden volar.- ella grita.
Parece que esto es mi destino, pegado en el suelo con no talento. Solo quiero tener un talento como los otros animales. ¿Es mucho para pedir? Todo empezó cuando vi mi mejor amigo, Felipe, cantando en el arbolé.
Era un día glorioso. Sentía el sol en mi cara y cerré mis ojos, disfrutando la calidad, cuando oí el sonido de una canción tan bonito. Abrí mis ojos y miré alrededor, y por fin encontré a un pájaro rojo cantando en el arbolé.
-¿Felipe, eres tú?- yo llamé.
-¡Soy yo! Hola, Juan.- él respondió.
-¡No sabía qué puedes cantar como esto!- yo le dije.
-Sí, canto mucho. Es mi talento.- me dijo.
Yo continuaba en mi camino, pensando en lo que Felipe me dijo. Felipe podía cantar muy bonita, y era muy talentoso. Me doy cuento de que yo nunca pensaba en mis talentos. ¿Tengo un talento? Yo empecé a preguntarme. Yo debía ser capaz de hacer algo. Solo tenía que encontrarlo. Quizás Felipe podía ayudarme.
Yo regresé a Felipe y le pregunté sobre su talento. Él pensaba que todos podían cantar y que yo debería a tratar. Yo nunca cantaba en mi vida pero Felipe me daba un sentido de esperanza y yo decidía a tratar lo. Abrí mi boca y empecé a cantar. ¡Quizás eso era mi talento! Cantaba con toda mi fuerza con un voz grande. Cuándo yo cantaba, vi algunos caballos corriendo hacia nosotros con pelo elegante que fluía en el viento. Uno era mi amiga María. Ella paró cuando oí un sonido terrible.
-¡¿Qué estás haciendo?!- ella me preguntó.
-Estoy cantando.- le dije.
-Eso no es cantando.- ella me dijo. -¡Eso es un ruido terrible!
Yo suspiré y explicaba a María que estaba buscando mi talento. Yo debía ser capaz de hacer algo. Ella escuchaba con interés y sugirió que yo trataba a correr como ella. Yo corría y corría con toda mi fuerza. Corría con María. Sentía el viento contra mi piel, y pensaba que posible eso podía ser mi talento. -¡Más rápido!- gritó María. Ella corría con un veloz imposible a atener. Estaba respirando con dificultad, y no podía seguirle el ritmo de ella. Yo paré y decidí que no podía correr como los caballos.
Yo trataba a nadar con los patos, trataba a brincar como la rana, y trataba a hacer trucos como el perro, pero no podía a hacer nada. Felipe sugirió que yo trataba a volar como él, y en mi desesperación decidió a tratar lo, pero mi mamá me paré por buen razón.
Entonces estoy en esto momento. Soy un vaca sin talento. -¡No te rindas!- mis amigos dicen. -¡Eres muy talentoso!- Pero no puedo creer eso. No puedo hacer nada como los otros. Estoy en el borde de la colina pensando en lo que ocurrió. Mis amigos están atrás . Escucho el sonido de la canción de Felipe. Entonces escucho el ritmo de la rana saltadora. Escucho el sonido del viento contra el veloz de los caballos corriendo, las salpicaduras de agua de los patos nadadores, y el ladrido del perro. Toda produce un gran composición de música que no tiene comparación. Yo siento el ritmo y aunque de que no tengo talento, yo empiezo a mover mis pezuñas en alegría. Muevo mis pezuñas con el ritmo de la música, con toda mi fuerza, y empiezo a sentir una felicidad a diferencia de cualquier otra, en media de una tragedia de mi vida. -¡Juan!- mis amigos gritan. -¡Estás bailando!¡Eso es tu talento!- Me doy cuento de que si, estoy bailando, y que me hace feliz. Estoy feliz haciendo algo que me encanta con mis amigos que me quieren tanto, y me doy cuento de que es verdad- todos tienen talentos únicos y especial.

Sueño del futuro

Era un día muy largo. No había dormida la noche anterior porque tenía que escribir un ensayo de quince páginas. Era mi última clase del día y estaba en la clase de español y no podía quedarme despierta. Yo cerré los ojos por un minuto, pero cuando me levanté, era como algo extraño ocurrió y toda era diferente. Profesor Larochelle ya no estaba allí, y en el tablero estaba el mensaje “Bienvenidos a Texting 101”. Yo miré hacía mis compañeros y me di cuenta de que no reconocí a nadie. Ellos llevaban ropa muy llena de color y llevaban algo en sus cabezas con las letras iPhone 58. Estaba muy confundido por lo que veía. Después de esta clase extraña, yo salí de Combs y para mi sorpresa, Jefferson Square no ya no tenía hierba y ni árboles,sino que era una gran pista de baile. Muchos estudiantes estaban bailando con movimientos que no podía describir. Yo pensé, “¡Todo eso es loco! Debo estar soñando. Necesito despertarme con un café.” Yo fui a ir a mi carro para ir a Starbucks, pero cuando llegué a la calle, ¡descubrí que la calle estaba en el cielo! Me acerqué para ver esta tecnología fascinante pero estaba demasiado cerca y un carro me golpeó en la cabeza y me desmayé. “¿Bella? ¿Bella?” yo oí. “¿Bella, qué piensas sobre la historia de Rip Rip?” Yo abrí los ojos y vi que toda la clase me estaba mirando, y mi di cuenta de que toda era un sueño.

Análisis de Réquiem con tostadas

Réquiem con tostadas fue escrito por Mario Benedetti, un escritor uruguayo importante del siglo XX. En su obra no tenía miedo de explorar el tema fuerte de la violencia doméstica y el efecto en la familia, los esposos, y los niños. Es muy poderoso y motiva a la gente a hacer algo para afectar cambio en el mundo. Después de leerlo, el lector siente algo y no quiere que nadie más tenga la misma experiencia. Su obra es tan influyente gracias a los elementos del estilo de monólogo, el punto de vista de un niño, y el escenario.
Algo influyente entre “Réquiem con tostadas” es el estilo monólogo y el elemento del amante. En este estilo, todo lo que nosotros vimos es el cuento como él está hablando con otra persona, el amante, que recientemente conoció. Por eso, el narrador podía introducirse. Empezó con, “Sí, me llamo Eduardo. Usted me lo pregunta para entrar de algún modo en conversación, y eso puedo entenderlo. Pero usted hace mucho que me conoce, aunque de lejos. Como yo lo conozco a usted.” (Benedetti 84) Por el uso del estilo de monólogo, puede introducirse directamente, en lugar de necesitar conocer solamente por análisis de sus experiencias. En este estilo, podemos ver todo lo que el niño quería decirle al amante, pero también podemos ver un poco de lo que él amante sentía. “Ahora estoy seguro de que hice bien. Porque usted está llorando, y, ya que mamá está muerta, eso es algo así como un premio para ella, que no lloraba nunca.” (Benedetti 87) No sabemos lo que el amante pensó o dijo, pero sabemos que él lloró, y ese llanto tiene un voz fuerte.
Otro elemento muy poderoso es la perspectiva del niño en la historia. Este elemento influye nuestro punto de vista porque afecta lo que podemos ver. Muchas veces este estilo limita mucho nuestra perspectiva, pero en este caso, no limita mucho, y esa realidad afecta mucho. El niño dice,
“Bueno, yo tenía ganas de hablar con Ud., porque (no sé qué cara va a poner) usted fue importante para mí, sencillamente porque fue importante para mi mamá. Antes de que Ud. apareciera, yo había notada que cada vez estaba más deprimida, más apagada, más sola. Tal vez por eso fue que pude notar mejor la diferencia. Además, una noche llegó un poco tarde (aunque siempre mucho antes que papá) y me miró de una manera distinta, tan distinta, tan distinta que yo me di cuento de que algo sucedía. Como si por primera vez se enterara de que yo era capaz de comprenderla. Me abrazó fuerte, como vergüenza, y después me sonrió. ¿Usted se acuerda de su sonrisa? Yo sí me acuerdo.” (Benedetti 86)
Esta cita muestra que aunque es del punto de vista del niño, él entendió todo lo qué pasó y estaba de acuerdo con esto. Su situación era tan mala que podía estar feliz que su mamá tuviera un amante porque era la única cosa feliz en su vida. La comprensión del niño también muestra que él perdió su inocencia en su situación de violencia doméstica. También el niño dice,
“En los últimos tiempos todavía era peor, porque también se emborrachaba de día y ni siquiera nos dejaba ese respiro. Estoy seguro de que los vecinos escuchaban todos los gritos, pero nadie decía nada, claro, porque papá es un hombre grandote y le tenían miedo. También yo le tenía miedo, no por mí y por Mirta, sino especialmente por mamá. A veces yo no iba a la escuela, no para hacer la rabona, sino para quedarme rondado la casa, ya que temía que el Viejo llegara durante el día, más borracho que costumbre, y la moliera a golpes.” (Benedetti 86)
Los detalles vívidos y la comprensión del niño afecta el lector mucho. Es sorprendido y horrible que el niño sabe tantos detalles de un situación de esto. El hecho que el escritor puede escribir del punto de vista de un niño y todavía incluir tantos detalles es alarmante y es muy efectivo para hace enojar el lector.
Algo más que afecta la historia es la escena de la historia y el título. Los dos tienen mucha importancia y simbolismo en el cuento. “Por eso, hace un rato, cuando usted se me acercó y me invitó a tomar un capuchino con tostadas, aquí, en el mismo café donde se citaba con ella, yo sentía que tenía que contarle todo esto.” (Benedetti 87) La escena es importante porque un café es usualmente un lugar de adultos y representa la pérdida de su inocencia. Su situación forzó a él a hacerse maduro tan temprano en su vida, algo injusto para un niño a experimentar. El escenario del café es un representación simbólico de esta idea. También podemos ver en el título, “Réquiem con tostadas”. Es un título interesante, porque usualmente un réquiem y tostadas son cosas tan diferente y separados, pero los dos son cosas que un niño no debe conocer tan bien como él en la historia. Otra vez, el título alude a la escena del café y la significación de este personaje estando en este lugar. Muchas veces un café es un lugar donde adultos reunirse en citas para hablar de asuntos serios de negocio o de vida. Por el uso del ubicación del café, provoca emoción en el lector y sentirse mal por el niño y enojado con su padre por creando esta situación.
En “Réquiem con tostadas”, el escrito de Benedetti es tan influyendo por el uso del estilo monólogo, la perspectiva de un niño, y la escena del café. Todos estos elementos contribuye del gran sentido fuerte que el autor provoca sinceramente entre los lectores. Estos son muy importantes para producir tan emoción. Después de leer, el lector se mueve y está despertado de la realidad de la violencia doméstica, y no quiere que nadie más tenga la misma experiencia. Esto es el efecto que Benedetti logra muy eficazmente. Los decisiones de usar estos elementos son los que permitir a él a cumplir la meta de contar esta historia.

Análisis de “Réquiem con tostadas” Borrador 1

“Réquiem con tostadas” fue escrito por Mario Benedetti, un escritor uruguayo importante del siglo XX. En su obra no tenía miedo de explorar la tema fuerte de la violencia doméstica y la afecta entre la familia, los esposos, y los niños. Es muy poderoso y motiva a la gente a hacer algo para hacer cambia en el mundo. Después de leer, sientes algo y no quieres que nadie más tenga la misma experiencia. Su obra es tan influyendo gracias a los elementos del estilo de monólogo, el punto de vista de un niño, y el escenario.
Algo influyendo entre Réquiem con tostadas es el estilo monólogo y el elemento del amante. En este estilo, todo que nosotros vimos es la cuento como él está hablando con otra persona, el amante, que recientemente conoció. Por eso, el narrador podía introducir si mismo. Empezó con, “Sí, me llamo Eduardo. Usted me lo pregunta para entrar de algún modo en conversación, y eso puedo entenderlo. Pero usted hace mucho que me conoce, aunque de lejos. Como yo lo conozco a usted.” (Benedetti 84) Por el uso del estilo monólogo, puede introducir directamente, en lugar de necesitar conocer solamente por análisis de sus experiencias. En este estilo, podemos ver toda que el niño quería decir al amante, pero también podemos ver poco lo que él amante se sentía. “Ahora estoy seguro de que hice bien. Porque usted está llorando, y, ya que mamá está muerta, eso es algo así como un premio para ella, que no lloraba nunca.” (Benedetti 87) No sabemos lo que el amante pensó o dijo, pero conocimos que él lloró, y esa llora tiene un voz fuerte.
Otro elemento muy poderoso es el perspectiva del niño entre la historia. Este elemento influye nuestra vista porque afecta lo que podemos ver. Muchas veces este estilo límite mucho nuestro visto, pero en este caso, no límite mucho, y esa realidad afecta mucho.
“Bueno, yo tenía ganas de hablar con Ud., porque (no sé qué cara va a poner) usted fue importante para mí, sencillamente porque fue importante para mi mamá. Antes de que Ud. apareciera, yo había notada que cada vez estaba más deprimida, más apagada, más sola. Tal vez por eso fue que pude notar mejor la diferencia. Además, una noche llegó un poco tarde (aunque siempre mucho antes que papá) y me miró de una manera distinta, tan distinta, tan distinta que yo me di cuento de que algo sucedía. Como si por primera vez se enterara de que yo era capaz de comprenderla. Me abrazó fuerte, como vergüenza, y después me sonrió. ¿Usted se acuerda de su sonrisa? Yo sí me acuerdo.” (Benedetti 86)
Esta cita muestra que aunque de estar del punto de vista del niño, él entendió todo qué pasó y estaba de acuerdo con esto. Su situación era tan malo que podía estar feliz que su mamá tenía un amante porque era el única cosa feliz en su vida. El comprensión del niño también muestra que él perdió su inocencia en su situación de violencia doméstica.
Algo más que afecta la historia es la escena de la historia y el título. Los dos tienen mucha importancia y simbolismo en la cuenta. “Por eso, hace un rato, cuando usted se me acercó y me invitó a tomar un capuchino con tostadas, aquí, en el mismo café donde se citaba con ella, yo sentía que tenía que contarle todo esto” (Benedetti 87) La escena es importante porque un café es usualmente un lugar de adultos y representa la pérdida de su inocencia.

Introducción de Ensayo #2

Réquiem con tostadas fue escrito por Mario Benedetti, un escritor uruguayo importante del siglo XX. En su obra no tenía miedo de explorar la tema fuerte de la violencia doméstica y la afecta entre la familia, los esposos, y los niños. Es muy poderoso y motiva a la gente a hacer algo para hacer cambia en el mundo. Después de leer, sientes algo y no quieres que nadie más tenga la misma experiencia. Su obra es tan influyendo gracias a los elementos del estilo de monólogo, el función del amante, y el uso de la escena retrospectiva.

Copyright © 2021 Shaped Pixels. All rights reserved.
css.php